La ruta.

La vuelta a los Annapurna es un camino que puede hacerse según las posibilidades de cada persona en un número de etapas muy variable. En mi caso fueron 18 días, incluyendo el primer día de todo terreno, otro de aclimatación en Manang y un día de descanso al pasar el Torung La Pass.

Recorrido de la vuelta a los Annapurnas.

Recorrido de la vuelta a los Annapurnas.

El macizo del Annapurna o Anapurna tiene su punto más elevado en el Annapurna I, la montaña más temida del Himalaya a pesar de ser el primer ochomil en ser conquistado. Hay quien la llama la montaña maldita, es la más letal de la cordillera con 55 muertes en 137 ascensiones. La montaña se cobra la vida de cuatro de cada diez personas que la encaran. El macizo del Annapurna comprende seis picos principales: Annapurna I, de 8.091 m, la 10ª montaña del mundo, Annapurna II, de 7.937 m, la 16ª montaña del mundo, Annapurna III, de 7.555 m, la 42ª montaña del mundo, Annapurna IV, de 7.525 m, Gangapurna, de 7.455 m, la 59ª montaña del mundo, y el Annapurna Sur, de 7.219 m, la 101ª montaña del mundo.

La vuelta a los Annapurna rodea estas montañas, permitiendo contemplar vistas impresionantes de las mismas. La cota máxima alcanzada son los 5.416 msnm, una altura nada despreciable y que hay que afrontar con todas las cautelas necesarias para evitar los problemas que puede ocasionar la altura en el organismo, el famoso mal de altura. Estos problemas pueden empezar a aparecer por debajo de los 3.000 msnm. Existen numerosas recomendaciones para ayudar a que no aparezcan como son beber mucho y subir despacio, pero en caso de aparecer solo se puede hacer una cosa y es descender, en caso de no hacerlo y seguir subiendo puede ocasionar edemas pulmonar o cerebral los cuales pueden provocar la muerte.

La ruta tiene una primera parte de 2 a 4 días de camino hasta alcanzar la cota de los 3.500 msnm la cual empieza en un estrecho valle, con bosques húmedos, con muchas aldeas con sus terrazas para cultivar arroz, para ir cambiando poco a poco el paisaje conforme se gana altura, hasta imponerse los bosques de pino.

El día comienza con un buen desayuno, sopa de ajo o de cebolla, tortilla de verduras, pan en cualquiera de sus diferentes formas y un té que ayude a entrar en calor.

Desayuno, sopa de ajo y tortilla con tortas de pan.

Desayuno, sopa de ajo y tortilla con tortas de pan.

 

 

Calle de Chame.

 

 

Tras el desayuno comienza la marcha.

Ruedas de oración.

 

 

 

Niño con la cara curtida.

 

 

 

Río Marsyangdi.

Río Marsyangdi.

 

 

El camino transcurre por paisaje espectaculares, con vistas de montañas que nada tienen que ver con las que estamos acostumbrados a contemplar.

Se eleva a más de 5000 metros desde el suelo del río. Los lugareños creen que los espíritus de los difuntos debe ascender la pared después de salir de sus cuerpos.

La Paungda Danda, localmente conocido como Swarga Dwar.
Se eleva a más de 5000 metros desde el suelo del río. Los lugareños creen que los espíritus de los difuntos debe ascender la pared después de salir de sus cuerpos.

 

 

Niño en Pisang.

Niño en Pisang.

 

 

Pisang es el lugar elegido para hacer noche en uno de los alojamientos que los lugareños ofrecen a los turistas. Desde esta pequeña localidad tendremos oportunidad de contemplar el Annapurna II y IV.

Luna sobre los Annapurna.

Luna sobre los Annapurna.

 

 

 

Al día siguiente, salimos con el objetivo de hacer noche en Manang, localidad situada a 3.500 msnm y lugar recomendado para hacer un día o dos de aclimatación.

Ghyaru.

Ghyaru.

 

 

 

Bosques de pino con Annapurna III al fondo.

Bosques de pino con Annapurna III al fondo.

 

 

 

Por el camino, una parada para descansar y comer algo.

Arroz con verdura.

Arroz con verdura.

 

 

 

Llegada a Manang.

Llegada a Manang.

 

 

 

Tras una larga etapa no hay nada como una buena cena para reponer fuerzas y para ello nada mejor que un Dahl baht, plato típico nepalí. Es la base de la comida para los porteadores y los guías, lo toman a diario para cenar. Resulta chocante para un occidental verlo comer con las manos. Está realmente bueno.

 

Dahl bhat.

Dahl bhat.

 

 

 

 

Tras la cena un paseo para contemplar los paisajes y conocer esta localidad en la que puedes comprar de todo.

Calle de Manang.

Calle de Manang.

 

 

En Manang, como en otros pueblos de la zona, se encuentran las ruedas de oración que según la tradición budista tibetana el hacerlas girar tiene el mismo efecto meritorio que recitar las plegarias.

Ruedas de oración en Manang.

Ruedas de oración en Manang.

 

 

Desde Manang se tiene unas vistas impresionantes del Gangapurna y de su glaciar, al pie del cual se encuentra un pequeño lago.

Glaciar del Gangapurna.

Glaciar del Gangapurna.

 

 

Glaciar del Gangapurna.

Glaciar del Gangapurna.

 

 

Deja un comentario

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published. Subscribe to this comment feed via RSS